Colectiva Antipsiquiatría, Comunicado 2

“El orden de los Estados no tolera ya el desorden de los corazones” (La Historia de la Locura en la Época Clasica, Vol 1), decía el viejo maestro Michel Foucault, es que la Razón y Norma hegemónica vuelven su peor enemigo cualquier desvío de sus producciones de subjetividad, no se trata solo de no ser amigables con lo desviado y pervertido, sino de aplastar en nombre de la ciencia y de la cordura cualquier estallido impredecible de locura y principio de anormalidad, porque esta sociedad es de los sanos, de los normales y de los cuerdos, y en representación de ella se consume, se reprime o se normaliza la disidencia y diferencia a nivel de Deseo, entendido este como maquina productora de subjetividades.
Nuestra colectiva en su política de la singularidad hace un llamamiento a reivindicar y politizar las dolencias subjetivas en un sentido de resistencia a la sociedad de la normalización, no como depresiones u otros nombres patológicos que la psiquiatría inquisidora asigna para objetivar nuestros sufrimientos como enfermedades, sino como un rechazo subjetivo disidente y singular innato al estado de las cosas, sobre esto mismo el Comité Invisible decía: -“No estamos deprimidos, estamos en huelga. Para quien rechaza gestionarse, la “depresión” no es un estado, sino un pasaje, un hasta luego, un paso al lado hacia una desafiliación política.”- (La insurrección que viene)
Asumir una política antipsiquiátrica verdaderamente disidente no trata de reformas al DSM, ni menos de postulados disfrazados de “comunitario” o “social”, tampoco de solo criticas dispersas a la farmacología o a las historias de tortura del pasado, sino de asumirse en guerra contra lo que defiende y es policía la psiquiatría; en ofensiva de una sociedad espectacular, de control, y fármaco-pornográfica, no solo por la liberación de los locos y de los anormales, sino por la libertad total, en un sentido anárquico rizomatico. Se trata de encontrarnos en tertulias egoístas-stirnerianas, en revueltas que atenten contra la normalidad, en producir un devenir de locura subversiva. Hablamos de abolir la psiquiatría porque de antesala queremos quemar su sociedad, nos referimos a lanzar la bomba contra cualquier agente del disciplinamiento social, llámense psicólogos, psiquiatras o padres.


AUDIO (HACER CLICK):

Colectiva Antipsiquiatría, Comunicado 2.mp3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s