En defensa de la locura. Algunas aclaraciones

“Del esquizo al revolucionario tan sólo hay la diferencia entre el que huye y el saber hacer huir lo que huye, reventando un tubo inmundo, haciendo pasar un diluvio, liberando un flujo, recortando una esquizia. El esquizo no es revolucionario, pero el proceso esquizofrénico (del que el esquizo no es más que la interrupción, o la continuación en el vacío) es el potencial de la revolución.”
Deleuze y Guattari, El AntiEdipo (1972)

Defendemos la reapropiación política de “loco” por el contexto político-social en el cual nos encontramos, nunca hemos querido generar falsas relaciones como loco-revolucionario u otras, al menos no a priori. Nos posicionamos como locos por la significante política que presenta la locura frente a la sociedad de los cuerdos y sanos; no hay duda que los viajes del loco se vuelven una forma de huída, de fuga, pero esto no significa que sea agradable, su locura es causante de la constante dominación, sometimiento y represión de las instituciones disciplinarias, por eso cobra sentido la antipsiquiatría como declaración de guerra a los dispositivos de medicalización y normalización, justamente porque el loco está siendo dominado a través de su patologización psiquiátrica. Lo mismo es aplicable para los “depresivos”, no hay ningún “depresivo” que se sentirá en buena condición sufriendo por las miserias que genera el estado de las cosas, pero cuando rechazamos la patología, no estamos negando el sufrimiento, sino dándole un valor potencial subversivo de cambio. E insistimos, no estamos diciendo que el “depresivo” sea “subversivo”, sino que su sufrimiento no debe ser patologizado, sino considerado elemento político.

Sigue leyendo

Colectiva Antipsiquiatría, Comunicado 2

“El orden de los Estados no tolera ya el desorden de los corazones” (La Historia de la Locura en la Época Clasica, Vol 1), decía el viejo maestro Michel Foucault, es que la Razón y Norma hegemónica vuelven su peor enemigo cualquier desvío de sus producciones de subjetividad, no se trata solo de no ser amigables con lo desviado y pervertido, sino de aplastar en nombre de la ciencia y de la cordura cualquier estallido impredecible de locura y principio de anormalidad, porque esta sociedad es de los sanos, de los normales y de los cuerdos, y en representación de ella se consume, se reprime o se normaliza la disidencia y diferencia a nivel de Deseo, entendido este como maquina productora de subjetividades. Sigue leyendo

Colectiva Antipsiquiatría, Comunicado 1

No soy -no somos- un universitario ni un académico que en su “Yo” filántropo, paternalista o que para el reconocimiento público o propia autocomplacencia de buen humanista de izquierda escribe sobre la locura y los locos, me declaro y nos declaramos como locas producidas por el estado de las cosas, como psiquiatrizadxs que ya han anunciado un devenir de guerra no-racional y de la insurrección de la subjetividad contra la Psiquiatría como institución médico-disciplinaria inquisidora de la Higiene pública. No queremos defender ni liberar a nadie en un afán de héroes o salvadores cristianos, TIQQUN decía: -“E incluso las princesas encerradas en las torres saben que la llegada de los príncipes azules es sólo el preludio de la segregación conyugal, que lo que hace falta es abolir de un solo golpe las prisiones y a los liberadores, que lo que necesitamos no son programas de liberación sino prácticas de libertad.”- (Tesis sobre la comunidad terrible) Sigue leyendo